La Caldera es un centro de creación de danza que acompaña y visibiliza el trabajo de artistas que consideran el cuerpo como materia, herramienta y pregunta central de su investigación.

Genera contextos para compartir prácticas artísticas que experimentan en los márgenes, dando espacio a cosas inciertas, invisibles y con otras temporalidades diferentes a las normativas.

Con voluntad de transmisión de los saberes del cuerpo que emergen de estas experiencias y del trabajo procesual de los artistas, recoge los rastros y los hace accesibles a través de publicaciones.

Fuera de los contextos profesionales, pone en marcha programas familiares, educativos y vinculados al barrio, en los que la danza invita a pensar desde el cuerpo las relaciones con los otros y con el mundo.

La Caldera es un organismo vivo, hecho de la gente que lo transita. Un cuerpo de 25 años en movimiento, abierto y disponible, con una gestión sensible del espacio que posibilita las diferentes formas de atención para que lo que tenga que pasar, pase.